Al Jazeera destapa sus tendencias. La verdadera complejidad de los intereses occidentales y la realidad de la diversidad del mundo árabe y la religión islámica

     Ante este contexto de estereotipar la visión del Islam por parte de Occidente y visión alternativa de Al Jazeera como voz del mundo árabe hay que prestar atención a las palabras de Pablo Sapag ante lo que se esconde en los intereses que siempre persiguen los estados ante un mundo muy complejo. Como bien dijo Najib los países del tercer mundo no tienen medios suficientes para crear agencias de noticias que den voz a su realidad y por ello unos pocos medios de comunicación controlan al servicio de los intereses del estado la información internacional. Que solo un medio sea la voz del inmenso y complejo mundo árabe, al mismo tiempo financiado por un país del Golfo Pérsico, no va a ser la absoluta realidad que hay para comprender la aún más compleja sociedad islámica donde cada país tiene distintas corrientes culturales en su población, confesionalidades, o el hecho de que los musulmanes no árabes difieran también de los intereses de algunos países arábigos productores de petróleo:

    “Yo creo que AL Jazeera tendría dos momentos o tres momentos. Ciertamente cuando surge Al Jazeera representa una novedad y representa una voz alternativa. Por lo menos presenta la posibilidad de contar fenómenos internacionales desde una óptica distinta con respecto a los medios tradicionales del mundo occidental. Lo que ocurre es que esa frescura que tuvo Al Jazeera en sus orígenes, muy condicionada por su carácter de novedad pues se empieza a perder ¿Cuándo se empieza a perder?. Primero cuando Al Jazeera saca su versión en inglés, es decir los contenidos de Al Jazeera en inglés y en árabe no son los mismos. Entonces tu ya tienes ahí una división clara, desde el punto de vista de la trayectoria. Hay otro momento importante que es las revueltas que se dan en los países árabes. Ahí Al Jazeera directamente se quita la máscara y demuestra claramente que es un instrumento al servicio de una política exterior muy concreta que es la política exterior de las dictaduras islamistas que hay en el Golfo Pérsico y que por cierto son aliadas de los Estados Unidos, básicamente Catar, pero también Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos etc… Entonces el descrédito en el que ha caido Al Jazeera sobre todo en los dos y tres últimos años es notable, pues la caída de audiencia en el mundo árabe es enorme. Insisto, serían unas tres etapas. La primera la podríamos calificar de positiva con el efecto novedad, con un discurso alternativo, que siendo alternativo no era radical. Empiezan a verse condicionados sus contenidos cuando sacan la versión en inglés, dirigida esta versión específicamente a públicos occidentales. Hace esta situación que la cadena tenga unos contenidos en árabe que sean distintos de los que son en inglés, restándole credibilidad. Al haber una masa de gente que puede acceder a las dos versiones se está dando cuenta que es un discurso bipolar. Desde luego a partir de las revueltas, en el caso de Siria el papel de Al Jazeera es de terrorista. Al Jazeera es una cadena que alienta el terrorismo en Siria, ni más ni menos. Las audiencias de Al Jazeera en el mundo árabe han caído por encima del 60% y 70% en algunos países. La credibilidad se pierde sobre todo cuando una linea editorial llega a ser tan radical, que cuando los hechos se empiezan a imponer quedas totalmente desacreditado. No hay ninguna coherencia entre la línea editorial de Al Jazeera y los hechos sobre el terreno. Sobre todo cuando hay gente muriendo no es creíble esto. Al Jazeera hoy en día es un instrumento al servicio de la agenda política de un emirato, que es Catar, que es una dictadura islámica feroz que cuenta con el visto bueno de Occidente, paradoja desde el punto de vista de esos discursos occidentales grandilocuentes de libertad, democracia etc… En Catar no hay democracia de ningún tipo. No hay derechos para nadie y por ello es una cosa sorprendente. Lo que ocurre es que la agenda de estas dictaduras islamistas de los países del Golfo Pérsico coincide en el tiempo con la agenda que tienen las grandes potencias occidentales, Estados Unidos, Reino Unido y Francia. Esta agenda es apuntalar a Israel como gran cuña del mundo occidental en el mundo árabe oriental y combatir indirectamente a Irán. Es lo que está pasando ni más ni menos. Esos intereses occidentales coinciden si no es en todo, en parte con algunos intereses de esas dictaduras islamistas de los países del Golfo, que es reducir a Irán y a los aliados de Irán en la zona. Arabia Saudí, Catar y Emiratos Árabes Unidos han demostrado desde hace muchísimo tiempo que ellos no tienen ningún problema con Israel. Entonces hay una coincidencia absoluta de intereses y Al Jazeera en definitiva se ha trasformado como una pieza más de l a agresiva política exterior catarí, en un engranaje de todo esto. Pensemos que Catar tiene mucho dinero y está invirtiendo mucho para tener un peso político mucho mayor del que ha tenido por tamaño o por trayectoria etc… No olvidemos que Catar, a través de Qatar Foundation es el sponsor del fútbol club Barcelona. Catar está apoyando el terrorismo en Siria. Lo vemos y aquí nadie dice absolutamente nada. Salen con la camiseta y nadie dice absolutamente nada. En Occidente creo que llaman apología del terrorismo a eso”.

     Esta compleja trama de intereses y financiaciones que la familia real catarí está llevando a cabo puede verse en la otra gran paradoja cuando Al Jazeera tan denostada por los medios occidentales en su día, en enero de 2013 anunció la compra del canal norteamericano Current TV, de Al Gore. Citamos algunas palabras de la noticia publicada por la web de la BBC en español el 3 de enero de 2013 titulada ¿Qué le espera a Al Jazeera en Estados Unidos?:

  Según el editor del portal sobre medios PaidContent, Robert Andrews, “la compra de Current TV es una táctica de Caballo Troyano de Al Jazeera para ganar más distribución en un país del que había sido en gran parte excluida, asumiendo que las otras compañías de cable con las que Current tiene acuerdos no le bloquean el paso al caballo”. Charlie Beckett, profesor del departamento de medios del London School of Economics (LSE), le dijo a BBC Mundo que la televisión en EE.UU. sigue siendo el mercado de noticias más grande. “Los árabes van por publicidad e influencia”, señaló. “Aunque la estrategia de Al Jazeera de trasmitir por internet en EE.UU. ha sido muy exitosa, la televisión siempre les había negado la entrada”, explicó Andrews.

     Es simplemente la búsqueda de un mercado mayor. La segmentación ante la caída de audiencia árabe. Y es que resume los complejos intereses que mueven al mundo y sus intereses y como utilizar las creencias religiosas y culturales para mover a las masas hacia sus objetivos. La aguja hipodérmica de Lasswell.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s