Conclusiones

   

Conclusiones visión general de los medios sobre el Islam

 Conocer a la perfección un fenómeno es fundamental para poder hablar e informar sobre el mismo. Intentar hablar sobre la realidad del Islam es saber lo relativo que resulta encasillar e intentar definir una religión en la que existen tantas corrientes e interpretaciones que se han hecho en los aproximadamente 1500 años de historia. Los medios nos han hecho creer cada vez que hemos presenciado un hecho, independientemente de su naturaleza, orígenes, situación socioeconómica etc… que el radicalismo islámico e incluso la justificación de que la religión islámica hace florecer la violencia entre una población que no está civilizada. Pablo Sapag opina que en general la religión islámica está muy estereotipada y más desde los atentados del 11 de septiembre con intereses propagandísticos. Hay un desconocimiento profundo de los periodistas occidentales sobre esta realidad, más basada de lo que en su día llamó Huntington el choque de civilizaciones.

    “La ilusión occidental durante la guerra fría de que los conflictos se reducían a cómo administrar los recursos produjo una sensación materialista en las mentes humanas que después de la caída del muro de Berlín se ha demostrado que el mundo no funciona solo con lo material. La religión también forma parte de la cultura del ser humano y de la que no puede desprenderse tan fácilmente. La teoría del choque de civilizaciones venía demostrar de una manera simplista el trazar una raya de manera geográfica en donde se diría en este contexto que unos somos de una religión y en la otra parte de otra. Esta teoría no explica la complejidad del mundo. Nos podemos mover en el caso práctico de Siria. Siria es la sociedad multiconfesional por antonomasia. Es la esencia absoluta de la multiconfesionalidad. […]. Entonces si no entiendes que distintas religiones pueden formar la identidad cultural de un determinado territorio y entiendes el mundo solo como un choque de civilizaciones donde solo se preocupa por la distribución material de la población entonces no puedes informar. El mundo es muy complejo”.

Esa imagen del Islam se ha basado en la quimera de ver el mundo con líneas divisorias. Afirma Sapag que trazar esa línea divisoria es una forma en la que se les permite justificar los islamistas radicales, puesto que ya tienen el pretexto de decir que hay una confrontación. Así pues afirmar eso cuando hay países en los que existe la multiconfesionalidad como en Siria y donde los radicales islamistas son una gran minoría a su vez divididos en más tendencias como los takfiris, los wahabistas, salafistas etc… en donde tampoco puedes meter en el mismo lugar a un musulmán de Marruecos con otro de Indonesia. Es una quimera.

     Así pues los intereses que a lo largo de la historia ha tenido el mundo Occidental ha fabricado determinadas imágenes de aquellos lugares que no tenían nuestra cultura, muy basada en la superioridad tecnológica y económica a partir del siglo XIX y en donde otras cosas justificaron la dominación colonialista con esta superioridad, justificando una mayor civilización aplicado al materialismo. En la actualidad esta herencia la hemos visto en el poder omnipotente que tienen las agencias de información en el control del flujo informativo. Servidoras de los intereses estatales han creado el nuevo enemigo del siglo XXI metiendo en un mismo concepto de radicalismo e incivilización al Islam, cuando existe una gran realidad compleja como acabamos de decir. Con palabras de Najib Abu Warda:

Los medios de comunicación son este momento fundamentales al servicio de las grandes potencias. En la época actual manejan el 90 % de la información actual. Las grandes agencias informativas son occidentales fundamentalmente puesto que el tercer mundo no tiene los medios para mantener estas agencias, debido a la capacidad económica y tecnológica que exigen estos medios. Sin duda alguna Occidente y mundo islámico por distintos factores emotivos y hablando de sistemas políticos, a lo mejor les sigue siendo útil ese manejo y percepción negativa del otro, porque con ello puede justificar una serie de medidas que en las dos partes van limitando las libertades y los derechos fundamentales. Si el otro, el enemigo, es magnificado en el sentido negativo puede facilitar la aceptación por parte del individuo de tomar las medidas de prevención, de protección o de defensa. Vemos hoy en los medios de comunicación que la libertad de expresión es víctima de todo ello en las dos partes. En los espacios menos democráticos se imponen leyes que limitan la libertad de expresión y no dan explicaciones a nadie. En las democracias también limitan la libertad de expresión pero de forma indirecta. Quiere decir que en vez de imponer leyes se vigila al individuo, por ejemplo el acceso a determinadas páginas de internet. Son formas de control y vigilancia al igual que el escaner de los aeropuertos donde se ve desnudo a alguien argumentando su seguridad. Esta conrontación beneficia a los radicalismos de ambas partes”.

    Podemos citar algunos casos concretos que han ido apareciendo en los titulares de algunos medios referidos a noticias relacionadas con la actualidad del Islam en donde no hay más paso a relacionarla con la violencia y a la suposición de que siempre hay terrorismo detrás. Podemos citar a los atentados de Noruega del 22 de julio de 2011, donde medios como El Mundo informaron durante los primeros momentos de la tragedia que se trataba de un atentado yihadista. También es habitual titular con terrorismo islamista, habiendo un desconocimineto de historia, costumbres y diversidad del islam y más concretamente del lenguaje. Lo más correcto sería decir yihadista. Vamos a citar el caso de Amina Tyler, una mujer tunecina que pertenece al movimiento Femen, publicó una imagen mostrando sus pechos en los que había escrito: “Mi cuerpo me pertenece y no

representa el honor de nadie”. Durante los primeros días los medios de comunicación decían que Túnez había condenado a la joven a muerte por lapidación. Pero lo cierto es que el país correspondiente no contempla la pena de muerte, mientras que los medios de comunicación así lo dieron a entender. Que un Gobierno te castigue a pena de muerte por lapidación por mostrar los pechos sólo hace que aumente la rabia y el rechazo hacia tal sistema político, en este caso, islámico. Más tarde los medios reconocieron que había sido un iman del país, el que había llamado a la condena de Amina.

Este desconocimiento de la realidad de la religión islámica ha propiciado tanto la visión occidental peyorativa de los musulmanes tanto la justificación al terrorismo internacional yihadista de cometer sus atentados. En palabras de Najib Abú Warda:

    “Al Qaeda ha perjudicado más que nadie al mundo islámico. La imagen del mundo musulmán conectada con el terrorismo no es positiva y daña mucho al Islam. Distinguimos entre Islam y mundo islámico que no es lo mismo, como tampoco es lo mismo Cristiandad que mundo cristiano. También podemos decir que en la actualidad el mundo islámico está en una situación de decadencia en todos los sentidos algo similar al mundo occidental europeo en la Edad Media. Consecuencia de esa decadencia, falta de actualización de las interpretaciones transmite una imagen muy negativa del Islam. El comportamiento de los musulmanes transmite una imagen negativa del Islam. Por lo tanto el Islam está perjudicado por las políticas de los musulmanes y de los no musulmanes. De los musulmanes por su ignorancia, puesto que no permite la violencia, ni el extremismo, es más, el Islam no permite matar a nadie. Pero la imagen que se tiene del Islam es el de los extremistas, radicales, violentos etc… Islam es definitiva y al fin y al cabo es una religión que podríamos definir como una forma de vida que influye en toda la actitud del musulmán, donde la fe islámica insiste la unicidad de Dios y la vez es un sistema de vida y no solo de fe. El Islam condiciona la vida, política , económica y social. Existe una economía islámica que aboga por la igualdad. Hay vínculos con la política, aunque no establece un determinado sistema político. Hay algunos textos del Corán que aboga por la elección de los más capacitados para dirigir los asuntos de la comunidad, más cercano esto a las democracias que a las dictaduras. El Islam además permite la adaptación política, económica y social en determinados lugares y situaciones concretas. Es decir, que no va a ser el mismo comportamiento el del musulmán que vive en Estados Unidos, que el que vive en Arabia Saudí”.

     Por lo tanto con estas explicaciones podemos ver lo lejos que está la imagen monolítica y negativa que los medios de comunicación nos ofrecen con los intereses de los estados. Son estos últimos los que determinan la actual situación de relaciones y conflictos que rigen las agendas políticas exteriores para justificar sus actos y conseguir unos determinados objetivos. Tanto a un lado como a otro le conviene manejar a las masas. Aunque la realidad no puede ser analizada de una manera tan simplista. De esta forma solo hay unos perjudicados. La cultura y las religiones vitales para entender el comportamiento humano. Solo la ignorancia lleva a la barbarie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s