Sociedad islámica en el siglo XXI

Las sociedades musulmanas presentan ciertas características comunes, por su origen religioso, sea en sociedades homogéneamente musulmanas, o cuando son sólo minorías. Es importante tener en cuenta esta información, ya que, en general, esos rasgos les afectan en lo que se refiere a organización del Estado, política y ciudadanía. No olvidemos,  que el islam nació y se desarrolló ya desde sus inicios como un Estado y una sociedad global, y no como una organización especializada al interior de las sociedades y al margen de los Estados, como se han desarrollado histórica y estructuralmente las Iglesias cristianas.

En todas las sociedades musulmanas se constata una triple referencia religiosa como pilar fundamental de la construcción de su Estado y sociedad: el Corán, la enseñanza del Profeta y la Comunidad de Medina (Meca).

La gran mayoría de los países árabes declaran el islam religión de estado (Turquía y Siria, por ejemplos son Estados laicos), pero la rigurosidad en la aplicación de las normas religiosas, o sharia,  en la vida pública varía de un país a otro; a veces se debe más a los movimientos islamistas que al marco legal teórico. En conjunto, las sociedades orientales —desde Irán a Egipto— han vivido una religiosidad más estricta, frente a un Magreb más liberal. Hoy, sólo tres países imponen la sharia como base para su legislación penal: Arabia Saudí, Irán y Sudán. Cuatro, en cambio, se mantienen laicos: Siria, Líbano, Turquía y Azerbaiyán.

En las últimas décadas, sin embargo, se ha producido un incremento del fundamentalismo en una gran cantidad de Estados árabes. A raíz del 11-S, la crisis entre oriente y occidente se hizo más patente, los conflictos palestino-israelíes, el aumento de la presencia de grupos terroristas como Al-Qaeda y células que dependen de la misma, o dicen depender, son alguno de los factores que han llevado a esta situación. Como ejemplo de ello reproduciremos una noticia de El País, del 7 de abril de 2013, de su versión digital:

El líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, ha pedido a todos los musulmanes de los países de la Primavera Árabe que se unan para establecer un estado islámico en el que se aplique la ley islámica, sharía.

En un vídeo de 103 minutos difundido hoy en una página web usada frecuentemente por los islamistas, Al Zawahiri llamó a todos los musulmanes a que se enfrenten “a los cruzados, a los sionistas y a EEUU” para que dios responda a sus demandas y les permita vencer a sus enemigos “los herejes”.

El dirigente de la red terrorista, del que en la cinta solo se oye su voz, destacó que Siria “está a punto de conseguir su liberación de los enemigos del islam y establecer un gobierno islamista”.

“La batalla que lideran los laicos bajo las ordenes de EEUU y en colaboración con los restos del antiguo régimen no está dirigida solo contra los Hermanos Musulmanes sino contra todos los islamistas que quieren un gobierno del islam y un califato”, citó la agencia EFE. 

http://www.larepublica.pe/07-04-2013/al-qaeda-llama-la-union-para-creacion-de-un-estado-islamico

A continuación explicaremos los rasgos de los estados árabes:

Marruecos: El islam es la religión de estado pero la aplicación de leyes basadas en el Corán, como la prohibición del consumo de alcohol, es muy laxa o inexistente. La legislación se inspira en el derecho francés; desde la reforma de 2004, el código civil de la familia (mudáwana), inspirado originalmente en la sharia, es el segundo más progresista del mundo musulmán. 
Argelia: 
El islam es la religión de estado; la legislación penal se inspira en la francesa y la sharia se limita al ámbito civil familiar. El partido único socialista FLN promovió una islamización de la sociedad en los años ochenta, que llevó a la victoria del partido islamista FIS en 1991, un golpe de estado militar y una guerra civil. La islamización continúa a través de los canales oficiales.
Túnez: El islam es la religión de estado, pero el gobierno dictatorial reprime todo movimiento fundamentalista. La legislación referida a la mujer es la más progresista del mundo árabe. El pañuelo islamista o hiyab estaba prohibido en las instituciones oficiales, con el argumento de que no se trata de un símbolo islámico sino sectario, hasta la caída del dictador Zine El Abidine Ben Ali en enero de 2011.
Egipto: El islam es la religión de estado, pero la sharia se limita al ámbito civil familiar. Aunque el nasserismo, una ideología panarabista laica, dominó el gobierno a partir de 1952, la influencia de los movimientos islamistas ha ido creciendo y hoy, el estado mantiene una alianza con los sectores islámicos conservadores y permite la persecución de intelectuales liberales.
Sudán: El islam es la religión de estado. El golpe de estado de Omar Bashir en 1989, aliado con el clérigo islamista Hassan Turabi, llevó a una islamización del sistema público e introdujo la sharia en el código civil. Su aplicación, no obstante, no se ha generalizado; convive con el sistema juridico seglar, que se aplica a cristianos y musulmanes moderados. La mitad sur del país, mayoritariamente cristiana, goza de autonomía completa y no se rige por leyes islámicas. 
Jordania: 
El islam es la religión de estado. La legislación penal se inspira en la británica, la civil en la sharia. La dinastía hashemí es prooccidental; el movimiento islamista es la fuerza de oposición más poderosa. 
Palestina: 
La dominancia de Fatah, nacionalista y laico, ha sido contestada desde los años noventa por Hamás, un movimiento fundamentalista que impone normas sociales islámicas en Gaza, territorio que domina. No aplica la sharia en el ámbito penal. 
Líbano: 
Ninguna religión es oficial. Una ley no escrita obliga a nombrar siempre un presidente sea cristiano, un primer ministro musulmán suní y un portavoz del Parlamento musulmán chií. En cuestiones civiles y familiares, cada comunidad se rige por sus propias normas religiosas. 
Siria: 
Laica. La constitución establece que el presidente debe ser musulmán, pero religión y política están estrictamente separadas. La legislación referida a los asuntos familiares varía acorde a las normas de la confesión a la que se aplica (la sharia en el caso de los musulmanes). El gobierno persigue con dureza los movimientos fundamentalistas.
Iraq: El islam es la religión de estado desde 2004, acorde a la nueva constitución, proclamada bajo tutela de Estados Unidos. El país fue oficialmente laico hasta 2003, aunque a partir de 1991, Sadam Husein introdujo reformas legales inspiradas en la sharia y fomentó una islamización de la sociedad para buscar el apoyo de los sectores religiosos.
Irán: El islam es la religión de estado. La Revolución Islámica de Ruholá Jomeini en 1979 instauró una teocracia en la que los líderes religiosos están por encima de los poderes parlamentarios y pueden vetar cualquier ley si la consideran imcompatible con la fe. Se aplica la sharia en la legislación civil y penal. La oposición se nutre de movimientos reformistas o opuestos a la omnipotencia de la religión. 
Kuwait: 
El islam es la religión de estado. La legislación se inspira en la sharia, aunque no se aplica de forma severa en el ámbito penal.
Bahréin: El islam es la religión de estado. La legislación se inspira en la sharia, aunque no se aplica de forma severa en el ámbito penal y sus dictados se interpretan de forma progresista en la civil.
Qatar: El islam es la religión de estado. La legislación se inspira en la sharia, aunque no se aplica de forma severa en el ámbito penal.
Emiratos Árabes Unidos: El islam es la religión de estado. La legislación se inspira en la sharia, aunque en el ámbito penal se suele interpretar de forma moderada.
Arabia Saudí: El islam es la religión de estado. Se interpreta acorde a la rigurosa interpretación wahabí, que somete el conjunto de la sociedad a los dictados religiosos. La sharia se aplica en el ámbito civil y penal de forma severa y se prohíbe la práctica de todas las demás religiones. 
Yemen: 
El islam es la religión de estado. La legislación civil se inspira en la sharia y su aplicación es conservadora, pero no extremista. Sólo los musulmanes pueden ser funcionarios.
Turquía: Laico. La cúpula militar considera uno de sus máximos cometidos vigilar que la laicidad del estado, instaurada en los años veinte por Atatürk, no se ponga en duda. El hiyab está prohibido en las instituciones oficiales. En la última década, el gobierno, moderadamente islamista, fomenta cierta islamización del ámbito educativo privado.

islampolitica

 

Fuente: mediterraneosur.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s