Conflicto cultural y vulnerabilidad

Tras llevar a cabo un análisis de cómo la prensa española ha tratado el tema de LA JUVENTUD Y EL ISLAM en los últimos ocho años, hemos comprobado la existencia de dos tendencias muy diferenciadas en cuanto al enfoque, la temática y el tono de las informaciones.

En primer lugar, la prensa tradicional. Hemos analizado nueve  artículos de los diarios El País y El Mundo que tratan el tema de la juventud y el Islam, en un periodo de tiempo comprendido entre septiembre de 2005 y abril de 2013. Los textos se refieren a jóvenes musulmanes de España, Reino Unido, Francia, el Cáucaso e Irán. Los temas de los textos periodísticos son los siguientes: Reivindicaciones, falta de libertades, conflictos armados, desapego hacia occidente y adoctrinamiento y reclutamiento islamista.

La otra corriente de tratamiento periodístico la protagoniza el programa de televisión española Islam Hoy. Se trata de un espacio semanal que cuenta en su equipo con musulmanes y que tiene el objetivo de dar a conocer aspectos de la vida musulmana en España y  dar voz a esta comunidad. Hemos analizado seis reportajes entre septiembre de 2008 y mayo de 2012 que tratan el tema de la juventud desde distintos puntos de vista: la integración de los jóvenes, su participación en la universidad y su percepción del choque cultural en España. Se da un tratamiento radicalmente distinto a los materiales periodísticos.

Los artículos publicados tanto en El País como en El Mundo, tienen una gran difusión dado que son los dos diarios generalistas más leídos en España. Su lectura contribuye a forjarse una imagen de la juventud musulmana que, aunque sería excesivo tildar de negativa, si incide en ciertos aspectos concretos que llevan a relacionarla directamente con una situación de conflicto con la cultura occidental o víctimas de las redes islamistas que aprovechan la precaria situación de las familias para reclutar a los jóvenes y convertirles en terroristas. Un reportaje que apareció en el diario El País, el día 21 de junio de 2009 bajo el título Los hijos de la Revolución presenta a la juventud iraní como el principal enemigo de la revolución que llevaron a cabo sus padres. Jóvenes que luchan pacíficamente por conseguir derechos y libertades de los que se sienten privados. Muchos son universitarios que utilizan las nuevas tecnologías para organizarse y difundir su insatisfacción. Reclaman oportunidades, vivienda y sobre todo libertad.

De un modo similar presenta a la juventud musulmana británica una crónica publicada también en El País bajo el título Los musulmanes jóvenes se irritan, del día 13 de agosto de 2006. La principal diferencia respecto al anterior es que se trata de una comunidad musulmana en un país occidental. El texto pone de manifiesto el desapego que sienten los jóvenes musulmanes británicos del país en el que viven. Un distanciamiento que es superior al que sienten sus padres. El autor pone de manifiesto que la sensación de no pertenencia es más aguda que en Francia. La crónica ¿Qué es el Islam? publicada en el mismo diario el día 18 de septiembre de 2005 es el texto que más claramente presenta a la juventud musulmana residente en países occidentales, enfrentada a esta sociedad. El artículo afirma que los jóvenes musulmanes que conviven con occidentales entran en conflicto con ellos y viceversa. Explica este choque debido a que los inmigrantes musulmanes se ven atraídos por la cultura occidental, pero posteriormente quedan defraudados porque no pueden formar parte de ella. Y ese es el motivo de que algunos se radicalicen.

Hay otros artículos en los que se toca el tema del islamismo y el terrorismo, bien de soslayo o bien directamente. En una noticia publicada en El Mundo el 25 de marzo de 2011, sobre cuatro personas acusadas de ayudar a huir a imputados por los atentados del 11-M en Madrid, se menciona una vivienda en la que “se adoctrinaba a jóvenes islamistas”. Este tema se trata de forma nuclear en otra noticia más reciente, del 3 de abril de 2013, que habla de un joven ceutí de 16 años que viajó a la guerra de Siria “para luchar por Alá” según él mismo confesó a sus padres en una llamada telefónica efectuada desde Turquía. O en otra en la que se explica el modo en que las milicias islamistas del Cáucaso reclutan a jóvenes para convertirlos en futuros terroristas. Son adolescentes que han perdido a familiares por ataques de los militares rusos y cuyas familias viven de forma muy precaria. En ambos casos se presenta a los jóvenes como víctimas de de estos grupos, que se aprovechan de su debilidad, sus ganas de venganza y sus malas condiciones de vida (en ocasiones les ofrecen dinero por pertenecer al grupo).

No es cierto que estas informaciones sean poco rigurosas ni que falten a la verdad. Y no cabe duda de que describen fenómenos dignos de ser contados en las páginas de los periódicos. Pero hay que destacar que las informaciones cuyos temas principales son ISLAM Y JUVENTUD en los medios tradicionales tratan unos temas recurrentes que presentan una imagen determinada e incompleta de este colectivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s