El objetivo

La pregunta a estas alturas se hace evidente. ¿Cuál es el objetivo de Al Qaeda?

Para responder a esta pregunta debemos viajar a finales de la década de los 80 del siglo pasado. Aunque parezca sorprendente, hubo un tiempo en el que Estados Unidos se sirvió de agentes terroristas en su lucha contra el comunismo. Más en concreto, estamos hablando de la CIA, quien según algunos expertos se encargó del entrenamiento durante años de estos miembros para lograr sus objetivos. Uno de esos miembros fue Osama Bin Laden, a quien se le requirió en su día para hacer frente a las tropas soviéticas que se encontraban en Afganistán. Sin embargo, tras el abandono de las mismas, la recién creada Al Qaeda se vio en la necesidad de seguir luchando en busca de otros objetivos más personales, que no eran otros que la expansión de su religión por todo el mundo, aquello que paradójicamente se conoce con el nombre de “Guerra santa” y que podríamos denominar como la configuración de un califato pan-islámico en el mundo. Al Qaeda, según Juan Manuel Vera, representa “los valores de un proyecto totalitario que contrapone un concepto del Islam político-religioso a los valores occidentales de libertad e igualdad junto a unos métodos de terror destinados a debilitar a las democracias occidentales y a fortalecer la imagen y el proyecto de un totalitarismo musulmán”.

Algunos analistas consultados como Miquel Barceló, estiman que Al Qaeda no es un refugio sino que es un cimiento, y por otro lado según Román Gubern que los contactos de la organización en distintas partes del mundo como Madrid, El Cairo, Kabul, Manila o Miami responden a una estructura propia de la sociedad de la movilidad, como una gran “tela de araña” que tiene una dimensión descentralizada, pero que se cierne con mucho poder alrededor del mundo. Sobre todo a raíz de los atentados del 11-S cuando Al Qaeda dejó de ser aquél grupo compacto para abrirse de cara al exterior.

Según explica Fernando Reinares, la organización terrorista liderada otrora por Osama Bin Laden no se encuadra en un único lugar, sino que está dividida en extensiones territoriales como las que hace unos años se encontraban en Irak o en el Magreb islámico y que mantenían relaciones con el líder, aunque también existen células independientes e incluso individuos que han sido inspirados por la propaganda y que actúan por su cuenta. De hecho, uno de los grandes éxitos de Al Qaeda radica en Internet, en la red de redes, donde han expandido su ideología y ha servido como una vía muy importante para el reclutamiento de sus miembros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s